jueves, 24 de marzo de 2011

?

Me pregunto por qué en esta preocupante noche escribo mis sentimientos para ti en un papel.
Tal vez solo estoy siendo sentimental, pero el número de hojas sigue aumentando.
Seria maravilloso si tuviera una ecuación para calcular la probabilidad con la que te amo…


No hay nunca un porqué para un recuerdo; llega de repente así, sin pedir permiso. Y nunca sabes cuándo se marchará. Lo único que sabes es que lamentablemente volverá. Aunque por lo general son instantes. Y ahora sé cómo hacerlo. Basta con no detenerse demasiado. En cuanto llega el recuerdo, hay que alejarse rápidamente, hacerlo en seguida, sin miramientos, sin concesiones, sin enfocarlo, sin jugar con él. Sin hacerse daño. Así, mucho mejor ... Ahora ya ha pasado.

viernes, 11 de marzo de 2011

:)

He cometido muchos errores. He llorado por quien no debía y he reído con falsas amistades. He tropezado dos veces con la misma piedra y cuando pensaba que ya no lo haría más me empujaron y caí estampada con la tercera. He perdonado mucho, hasta que me tomaron por tonta. He callado te quieros que por miedo o por inseguridad se quedaron en el aire y he regalado te quieros simplemente por cumplir. Ha habido veces que me he despertado con ganas de comerme el mundo y otras que parece que el mundo me comía a mí. He gritado con fuerza pero mi voz nunca salía. He callado verdades por no hacer daño. He salido sin ganas de fiesta y he vuelto con los tacones rotos de tanto bailar. He pasado por fases: he sido una niñata inmadura e insensible y he madurado a base de palos. He creído en lo imposible hasta que se destrozaron mis metas. He abrazado a la persona que pensé que nunca me haría daño y me dado cuenta de que esa persona no se merecía ni el roce de mi piel. He besado con dulzura., he besado con pasión. Ha habido días que me sentía preciosa y otros que no quería ni mirarme al espejo. He disfrutado de pequeños detalles…y he aprendido poco a poco en qué consiste la vida.

Es mucho, eh?

- ¿Por qué todo es tan difícil? O sea, yo no pido nada del otro mundo..
- No, ni yo...
- Vamos, que no quiero ser astronauta ni que me toque la bonoloto.
- No, yo tampoco...
- Yo lo que quiero es querer a alguien que me quiera y ya está. Sin mentiras, sin cosas raras. Alguien normal con quien poder ser feliz. No tendría que ser tan complicado, ¿verdad?